Archive for the ‘Social Media’ Category

Diez lecciones aprendidas sobre Social Media en 2011

diciembre 27, 2011

1. Facebook determina quién gana

Los servicios musicales que se unieron a Facebook en 2011 obtuvieron una gran atención mediática y aumentaron considerablemente su número de oyentes. ¿El gran ganador? Spotify, que consiguió 4 millones de usuarios nuevos desde la f8 del pasado mes de septiembre. Otros actores que se han beneficiado han sido Earbits, MOG, Rdio o Slacker.

Está claro que la integración con Facebook de estos servicios musicales es la propuesta más sólida para un nuevo modelo de consumo musical. Habrá que estar atentos a lo que hace Apple.

2. Lo social se mueve por calidad, no por cantidad

Las marcas o grupos musicales todavía siguen intentando entender cómo hacer que sus contenidos de Facebook sean bien visibles. Según un estudio de comScore, el nuevo feed de noticias de Facebook es “el lugar principal donde los contenidos patrocinados son consumidos”. De hecho, añade el estudio, “los usuarios son entre 40 y 150 veces más propensos a consumir el contenido de una marca en el feed que en una fanpage de Facebook”.

3. La atención al cliente en tiempo real

Cuando Frank Eliason de Comcast y su compañía comenzaron a implantar su servicio de atención al cliente por Twitter hace tres años, fueron una novedad. Ahora más de la mitad de las 100 mejores marcas según Fortune usan Twitter, y la ayuda que podemos encontrar va desde problemas bancarios a consejos sobre cualquier aparato tecnológico. Los social media han contribuido a transformar el servicio de atención al cliente en una conversación en tiempo real en la Web.

4. Incluso Apple puede fallar en social media

Apple lanzó en septiembre Ping, la red social de iTunes. Al principio recibió buenas críticas, pero pronto se volvieron negativas. Sin tener noticias a la vista de una posible actualización del servicio en 2012, está claro que Apple se ha equivocado. No obstante, siguiendo la filosofía Apple, seguro que los errores fortalecen a la compañía y acaban presentando la mejor red social musical que jamás hayamos conocido.

5. Lo geosocial es el próximo objetivo de las aplicaciones musicales

En 2011 han surgido numerosas compañías que usan la localización para crear una experiencia social alrededor de la música. Dos buenos ejemplos son SoundTracking y Soundtracker. La primera es una app que permite a los usuarios compartir sus “momentos musicales” como actualizaciones de estado en Facebook, Twitter o Foursquare. Soundtracker es un servicio de radio geosocial. En otras palabras, permite escuchar las estaciones o emisoras que otros usuarios están escuchando cerca.

Estas dos compañías, entre otras, han dado el paso hacia la localización para las aplicaciones musicales.

6. Cuidado con la privacidad

Cuando Spotify aplicó su integración con Facebook, algo que supuso que los nuevos usuarios del servicio musical tuvieran que hacer log-in en la red social para acceder, las reacciones fueron muy negativas. Los usuarios criticaron a Spotify por obligarles a compartir su actividad musical en Facebook, argumentando sobre todo cuestiones de privacidad. Otro de los grupos afectados fueron aquellos que no tenían Facebook. Spotify pronto se retractó e introdujo el modo de escucha privada para elegir qué se comparte en Facebook y qué no.

7. No te dirijas a tus seguidores, habla con ellos

Una de las mayores preocupaciones en los social media es la de conectar con los usuarios. Facebook ahora compensa a los grupos y marcas con un mejor posicionamiento dentro del feed de noticias con la condición de que interactúen con sus seguidores, y muchas bandas se están aplicando el cuento. No se trata de dirigirte a una masa presuponiendo que simplemente te escucha, sino hablar con aquellos que la componen y la alimentan.

8. Los servicios musicales no pueden ser sociales sin aliados

La mayor parte de los servicios musicales son desconocidos por los consumidores, así que tiene sentido que intenten aliarse con Facebook, como hemos comentado en el punto 1. Pandora, sin embargo, ha introducido sus propias opciones sociales y la empresa dice que no tiene ninguna intención de asociarse con nadie. Teniendo en cuenta que tiene más de 100 millones de usuarios registrados, es lógico que quiera ser un medio social por sí mismo. No obstante, al resto de servicios musicales no les queda otro remedio que buscar aliados.

9. La televisión se alimenta cada vez más de social media

El programa The X Factor hace que su productor, Simon Cowell, se comunique en tiempo real con la audiencia y que se entere de lo que gusta y de lo que no. Y a la audiencia le gusta el feedback porque se siente con poder de cambiar o mejorar el programa semana tras semana. The X Factor ha hecho posible incluso que se pueda votar a los concursantes mandando un mensaje privado a la cuenta de Twitter del programa. Esta retroalimentación entre social media y televisión es cada vez más patente, y todo parece indicar que lo seguirá siendo a corto plazo.

10. El futuro del comercio electrónico es social

En vez de conectar con sus seguidores en un lugar en Internet y enviarles a otro sitio para venderlos otros productos, Big Machine Records y Universal Music Group utilizan alternativas comerciales como Moontoast para convertir a los seguidores en compradores -aunque ya lo eran-. Haciendo que los clientes puedan opinar sobre tiendas en las redes sociales, blogs y webs, Moontoast hace que los seguidores compartan sus tiendas favoritas con sus amigos, por lo que las compras ganan en rapidez y eficacia. Aunque a día de hoy parece una fantasía, Booz & Co. afirma que el comercio electrónico puede crecer hasta beneficios de 30.000 millones de dólares en 2015.

Anuncios

¿Deben padres e hijos ser amigos en Facebook?

diciembre 12, 2010

Facebook, Tuenti, MySpace… Está claro que si hay que señalar a unas grandes triunfadoras de los últimos años, ésas son las redes sociales. Nos rodean de una forma cada vez mayor y por eso cada vez más forman parte de nuestras vidas. A pesar de que todavía no existen nociones claras de cómo usarlas -especialmente por asuntos como el de la privacidad-, no se puede dudar de que son unas infalibles herramientas de comunicación.

Leyendo un artículo de la BBC, he reflexionado sobre la pregunta de su titular: “Facebook: ¿Deben los padres añadir a sus hijos como amigos?”. En él se exponen varios ejemplos de personas que se muestran tanto a favor como en contra. Desde la madre y la hija que son superamigas -“lo peor es cuando mi madre ve fotos en las que salgo un poco borracha, pero no creo que eso sea una invasión de privacidad porque, a día de hoy, todo el mundo tiene Facebook”, señala Josie-, a los padres que no creen que Facebook sea la mejor manera de conocer a sus retoños, hasta llegar a los hijos que no consideran precisamente amigos a sus progenitores.

¿Y cuál es la respuesta? ¿Qué es lo mejor? Aunque depende mucho de la relación que haya entre padres e hijos, creo que la cuestión no es para nada conveniente. Si hiciéramos la pregunta “¿Deben nuestros padres escuchar nuestras conversaciones telefónicas con nuestros amigos?” probablemente la contestación sea más clara. El problema de las redes sociales es que, una vez que estás dentro de la comunidad de una persona, se comparte todo, sin distinguir con quién. Si nuestros padres tuvieran acceso a nuestros perfiles personales, probablemente nosotros mismos o el resto de nuestros amigos se sentirían cohíbidos a la hora de comentar o subir fotos por vergüenza o por privacidad. Y eso dificultaría la comunicación, volviendo paradójico el uso de una herramienta concebida para ello. No se trata de ocultar o no ocultar cosas, sino de poder elegir qué decimos y a quién se lo decimos.

Si decides aceptar a tus padres como amigos, pregunta primero a tus contactos qué les parece. Si no, siempre queda la opción de crear una cuenta alternativa “sólo para la familia”.