Músicos y navegantes

Probablemente no se le otorga la suficiente importancia a la aparición de la imprenta. Desde que los chinos la inventaran en el siglo X y desde que Gutenberg la perfeccionase cinco siglos después, los cambios en la vida del ser humano han venido sin parar. Cada símbolo, cada letra, cada libro que se reproducía suponían un paso más para la llegada de Internet. Bill Gates es el impulsor y, por lo tanto, uno de los principales responsables de que ese gran mar de protocolos, rutas y enlaces nos inunde cada vez más.musicos y navegantes

Las posibilidades que nos ofrece Internet van aumentando a pasos agigantados (pocos podían imaginar que comprar un libro a una biblioteca de Alemania, por ejemplo, fuera posible en unos segundos). Para los músicos se han abierto muchas puertas en este sentido. Hoy en día ser músico es ser también navegante; navegante de la red de redes.

En la actualidad no aparecer en Google -o en cualquier otro bucador relevante, como Yahoo!- es perjudicial para el músico. La visibilidad en Internet debe ser la máxima posible para estar disponible siempre que los fans lo necesiten. A esto precisamente ha ayudado MySpace. Conocida como la mayor red social de músicos del mundo, en la actualidad cuenta con más de 129 millones de usuarios repartidos por todo el mundo. Su éxito se basa en que sirve de escaparate para los grupos de todo el globo. A través de un perfil, el artista en cuestión puede subir un máximo de 6 canciones que estarán disponibles las 24 horas del día y de forma gratuita para su público -sea potencial o de facto-; además cuenta con la posibilidad de actualizar un blog con todo lo relativo a lo que el grupo desee comunicar, así como una agenda con todos los conciertos confirmados y un canal para colgar sus propios vídeos.

lastfm___stamp_by_laletiziaOtra de las puertas que se han abierto para los músicos es la de la venta por Internet. Plataformas como la de Apple para iTunes o Last.fm permiten a las bandas colgar pequeños fragmentos de sus canciones para que, en el casoitunes-copia de gustar al espectador, puedan ser descargadas a un precio modico. Son muchas las ofertas que permiten obtener en cuestión de segundos el nuevo CD de un artista y quizá un par de euros más barato que en las tiendas convencionales. En el año 2008 el negocio de la música por Internet aumentó un 25% sus ventas, y ya supone más de un 20% del mercado total de música. La Federación Internacional de la Música Fonográfica habla de cifras que se mueven en torno a los 2.800 millones de euros de beneficio, por lo que, como se puede deducir, es un mercado tentador para invertir.

Internet ha conseguido acercar la figura del músico al fan. Esta cercanía no hace más que darle facilidades a este último para que pueda escuchar una determinada canción, vea el nuevo videoclip que ha hecho la banda o sepa en qué ciudad más cercana toca el grupo.

Tampoco debemos olvidar la interactividad que ha surgido con foros y encuestas. Muchos grupos se están sumando a la idea de que el repertorio de un determinado concierto lo decidan en gran parte los fans, algo que éstos agradecen sin duda. Con las encuestas sucede lo mismo; si una banda observa que una iniciativa no funciona puede cambiarla inmediatamente, y esto beneficia a las dos partes. Nunca hasta ahora el seguidor de un grupo había estado tan en contacto con su grupo favorito.

homestudio

Pero Internet es sólo un campo más dentro del mundo de las nuevas tecnologías. Es patente que éstas han cambiado el oficio del músico, aún no se sabe si a mejor o a peor, pero al menos sí se lo han facilitado. Numerosos programas informáticos permiten componer canciones (Guitar Pro, Sybellius, Finale son sólo unos ejemplos), simular instrumentos reales (los llamados VSTi facilitan la inclusión de baterías hechas por ordenador o incluso una gran orquesta de cuerda disponible para introducir arreglos) y por lo tanto crear música más fácilmente. Grabar un disco es una actividad que se ha democratizado mucho en pocos años y eso en gran parte es por las tecnologías; de hecho grandes estudios están pasando malas etapas debido al surgimiento de los llamados estudios en casa: el artista se crea su propio estudio y puede usarlo cómo y cuándo quiera.

Como expresó Carlos Jean en una reciente entrevista a El País:

“El formato musical está cambiando. La creatividad está en la mente y en la inquietud de las personas. Si Mozart hubiera tenido un ordenador habría compuesto miles y miles de piezas”.

En resumen, la música y las nuevas tecnologías van ligadas hacia el futuro. De momento ni músicos ni fans se pueden quejar…¿o tal vez sí?

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Una respuesta to “Músicos y navegantes”

  1. La fe está en crisis « Decibelios Says:

    […] pueden -y deben- aprovechar las oportunidades que brinda la red para salir adelante, deben ser músicos y navegantes. Al entrar en la web oficial de Crisis de Fe observamos que se sirven de plataformas como iTunes, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: